Controla tus apuestas con el stake

Límites de pérdidas

En las apuestas deportivas, como en cualquier otro hobby o profesión que implique invertir dinero, todo al final se reduce a rachas. Al existir cierto porcentaje de azar donde la varianza hace su aparición, es sumamente importante tener la mente fría para afrontar tanto unas como otras.

Si bien es evidente que afrontar las buenas no requiere ningún esfuerzo pues vamos viendo como nuestra cuenta no para de crecer, en el caso de las malas es donde tendremos que demostrar la disciplina y la fortaleza mental. Cada persona es un mundo y reacciona distinta ante la presión de las pérdidas, pero es precisamente por eso por lo que resulta esencial regirse por una serie de normas preestablecidas para que, llegado el momento, sepamos ceñirnos a ellas.

No hay ninguna norma general al respecto ya que cada uno tiene sus propios límites, pero en el 99% de las ocasiones todas las reglas siguen el mismo patrón: parar tras cierto límite de pérdidas en un periodo de tiempo. Por ejemplo, una medida que muchos profesionales utilizan es que si durante una semana han perdido más del 10% de sus fondos, descansarán hasta el comienzo de la siguiente como mínimo. También se aplica a lo mensual, aunque en este caso el rango de pérdidas suele estar alrededor del 25 o 30%.

Otra opción es jugar más con lo psicológico y los resultados que con lo monetario. Parar tras 5 fallos consecutivos durante algunas horas o días es algo que no pocos llevan a cabo. Lo cierto es que descansar la mente ante las adversidades es fundamental para no dejarse llevar por la frustración. Si no se tiene control alguno, pronto se comienza a apostar más de la cuenta por recuperar, a arriesgar más de lo previamente estipulado, etc.

Lo ideal es que elabores una serie de normas en función de tu personalidad. Nadie te conoce más que tú mismo, así que eres la mejor persona que puede saber cómo debes afrontar los malos resultados. Eso sí, siempre has de hacerlo antes de comenzar a apostar ya que una vez te encuentras en un mal momento la razón se nubla y no se es consciente de los posibles inconvenientes. Escribe esas normas, colócalas con un post-it sobre tu ordenador o en algún lugar que veas a menudo y pase lo que pase rígete por ellas en todo momento. Recuerda, la gestión es algo esencial en este sector.