Controla tus apuestas con el stake

Stake plano vs variable

Ya hemos hablado sobre qué es el stake, los diferentes tipos de gestión que existen a su alrededor y su uso tanto dentro de las redes sociales como en el mundo de los tipsters. Es un término muy extendido en toda la comunidad de apostantes y en consecuencia su entendimiento resulta vital si quieres dedicarte a esto, ya sea como hobby o de forma profesional.

Sin embargo, dentro de toda la controversia que hay alrededor del stake, existen dos corrientes muy distintas sobre su utilización: el stake plano y el stake variable. La definición de la primera es bien sencilla y no es otra que usar siempre el mismo stake (o porcentaje de tus fondos) para todos tus pronósticos. Es decir, si decides que usarás un stake fijo de 2, siempre invertirás un 2% en todas tus apuestas sin importar su cuota o el riesgo implícito que estas tengan.

Por otro lado nos encontramos con la gestión variable, que suele ser más común que la primera. En ella, ponderamos el riesgo que queremos asumir con una apuesta y le asignamos un stake que normalmente varía, como ya hemos visto, entre 1 y 10. En pocas palabras, se trata de encontrar el punto óptimo de riesgo para maximizar nuestros beneficios con pronósticos que consideramos más seguros.

Desde el punto de vista técnico, la diferencia de rentabilidad entre un sistema y otro es prácticamente inexistente. Ambas estrategias tienen tanto sus pros como sus contras y al fin y al cabo el uso del stake variable depende más bien de la persona que de otra cosa. Si esta es capaz de tener la habilidad de ponderar bien sus apuestas, es más que probable que saque más rentabilidad de lo que lo haría usando el stake plano.

También depende del capital del que dispongas, ya que el stake plano se suele asociar más a cuentas con mucho dinero y el variable a aquellos usuarios con fondos más limitados. Pero repetimos, no es más que una diferencia de estilo y ambas tienen tanto cosas buenas como malas. Nuestra recomendación es que durante al menos un tiempo pruebes tanto una como otra, ya que al final lo más importante de todo (más que cualquier otra cosa) es que te sientas cómodo con el sistema que utilices. Olvídate de aquellos que dicen que el stake variable es mejor o viceversa ya que según los datos no es cierto. Practica, haz pruebas y saca datos mientras compruebas cómo te sientes usando uno y otro hasta que te decidas por el que más te guste.